fbpx

Ruinas de Rabinal: Alfred Percival Maudslay

Ruinas de Rabinal: Alfred Percival Maudslay

Ya habíamos cambiado de planes una vez, cuando la imposibilidad de encontrar un camino de Belehú a Rabinal desvió nuestros pasos hacia la Alta Vera Paz y Cobán, y ahora nos llega la noticia de que, por algún descuido, las cajas de instrumentos y cajas de víveres que iban a ser enviados a Salamá para nuestro uso en Rabinal nunca habían salido de Guatemala, por lo que de nuevo tuvimos que alterar nuestros planes, y todos los pensamientos de explorar las ruinas cerca de Rabinal finalmente tuvieron que ser abandonados. Lo lamenté tanto más cuanto que ya había vislumbrado estas ruinas cuando en un viaje de Santa Cruz Quiché a Cobán en 1887, y quedé muy impresionado con lo que entonces vi; pero como entonces sólo pude pasar cinco horas examinando uno de los sitios, mis notas tomadas en esa ocasión son muy escasas: sin embargo, los dos pueblos de Cubulco y Rabinal están situados a unas doce millas de distancia en cada extremo de una llanura rodeada de altas cadenas montañosas. Las colinas más bajas se extienden hacia la llanura desde el norte y el sur y casi la dividen en dos, cerca del medio y las ramificaciones de la cordillera alta y las colinas parcialmente separadas sobresalen hacia la llanura desde todos los lados. Muchas de estas cumbres bajas son sitios de antiguas construcciones indias, y en una de ellas, al norte del pueblo de Rabinal, las ruinas son visibles desde el pueblo mismo; pero como se dice que los cimientos de los edificios de este grupo están muy destruidos, elegí como objeto de mi excursión otro sitio más al Oeste y casi equidistante de Rabinal y Cubulco.

Anne Cary descendiendo al Chixoy.
Alfred P. Maudslay 1888

Una punta de las ramificaciones rocosas desnudas, que se eleva a más de mil pies de altura, se adentra aquí en la llanura desde la cordillera principal del norte, y durante unos tres cuartos de milla a lo largo de su cresta superior se encuentran las ruinas de un pueblo indio. En el estrecho cuello donde la punta sale de la cordillera principal quedan los restos de dos muros curvos separados unos cincuenta metros, que sin duda se utilizaron con fines defensivos. Fuera de estos muros hacia la cordillera principal hay un grupo de edificios. Al salir de este grupo y cruzar los muros para seguir la cresta hacia el sur, se ve que la cima y las laderas de la colina, por unos cien pies hacia abajo a cada lado, están cubiertas con los pequeños cimientos en terrazas que pueden haber soportado muy pequeños casas construidas con algún material perecedero, o posiblemente pueden ser lugares de entierro.

Estas terrazas son a veces prolongadas, midiendo 20-30 pies de largo por 6-7 pies de ancho; pero más a menudo tienen esta forma y sobresalen de la colina.

A lo largo de la cresta de la colina hay siete grupos separados de lo que deben haber sido edificios públicos, cada grupo distribuido en casi el mismo plano para encerrar una plaza nivelada. Me parece muy probable que aquí tengamos un ejemplo de los pueblos “de no más de seis casas, separados por un tiro”, mencionados por Las Casas, y que fueron inhabitadas casas de estos cerros a quienes tuvieron tanta dificultad en persuadirlos para que abandonaran sus hogares y formaran el asentamiento en Rabinal.

La disposición general de los edificios en cada grupo es la siguiente: Una casa grande se extiende justo a través de la cima de la colina que delimita el lado norte de la Plaza: esta casa mira hacia el sur, y como no hay aberturas en la pared trasera, el acceso a la Plaza desde el norte debió ser justo en la caída del cerro en cada extremo de la casa. Numerosas puertas se abrían a un tramo de escalones de piedra en el lado sur. Una casa de planta similar, pero algo más pequeña, se levantaba en el lado sur de la Plaza y miraba hacia el norte, y por lo general quedaban los restos de algunas casas más pequeñas que miraban hacia adentro en los lados este y oeste de las Plazas. Casi equidistantes entre las casas norte y sur, en el centro de cada Plaza, se levantaban lo que tomo por los restos de un templo, mirando hacia el norte,

Tomé algunas medidas de los edificios en la Plaza en la parte superior de la cima occidental. La disposición difería un poco de la de los otros grupos, siendo la Plaza, por así decirlo, doble y sin casas a los lados, o puede ser que las casas eran pequeñas y no habían dejado rastro de su existencia anterior. La casa No. 1 (ver plano, Grupo E) era por mucho la más grande, medía 156 pies y 7 pulgadas de largo y 21 pies y 6 pulgadas de ancho. Se accedía a ella por un tramo de escalones dividido en seis divisiones por contrafuertes salientes. Ocho pilares de mampostería sostenían el techo al frente, siendo el muro continuo a los lados y atrás de la casa. El muro todavía está en pie en algunas partes a la altura de 6 pies. Un banco elevado de 6 pies y 6 pulgadas de ancho corre a lo largo de la parte trasera y los lados de la casa. Tal edificio necesariamente debe haber sido techado con madera y puedo agregar que en ninguna parte encontré rastros de piedras que pudieran haber sido utilizadas para propósitos de techado, también se da una planta y un alzado del edificio, que tomo por un templo. Dos escaleras con escalones muy estrechos se elevan entre contrafuertes en los lados norte y sur del edificio y una sola escalera en el este y el oeste; pero el acceso es sólo desde el lado norte, y la plataforma alrededor del templo en los otros tres lados tiene poco más de un pie de ancho. La altura de esta plataforma desde el suelo es de 10 pies y 10 pulgadas. El templo tiene tres entradas en el lado norte, y las paredes todavía están en pie a una altura de 5 pies. El templo marcado con el No. 2 en el Grupo E miraba hacia el sur. Todos los demás templos están construidos sobre el mismo plano, pero difieren en tamaño, siendo algunos considerablemente más grandes que los que se muestran en el plano.

Ruinas cercanas a Rabinal, posiblemente Chwi Tinamit.
Alfred P. Maudslay 1888

Los altares eran aparentemente copias en miniatura de los principios de los templos, con escalones de solo 3 o 4 pulgadas de alto y ancho; pero no se podía ver rastro de una casa en miniatura en la parte superior de ellos. La mampostería es toda de la misma descripción: piedras planas irregulares de 2 a 5 pulgadas de espesor y rectas en un borde, colocadas una sobre otra y revestidas con yeso. Es posible que las piedras ya se hayan encontrado separadas unas de otras, o que se hayan desprendido de la roca con poco problema y hayan necesitado un poco de preparación. El grueso revestimiento de yeso aún se conserva perfectamente en algunos lugares.

Por la posición elegida y por el hecho de que los edificios miran hacia el interior, parece probable que cada grupo haya formado una especie de fortaleza. En una de las plazas encontré los restos de un edificio, del cual aquí se da un plano aproximado:

Es un recinto alargado con paredes de 10 pies de espesor, con huecos en las cuatro esquinas. Las paredes son en algunas partes perfectas a la altura de 7 pies. No he podido encontrar que originalmente hubiera ninguna puerta a este recinto, pero se han reforzado dos entradas en donde las paredes son más estrechas. Concuerda en planta y dimensiones con el edificio representado en ‘Native Races of the Pacific States’ de Bancroft, como un tipo de las canchas de Tlachtli de México, donde se jugaba un juego (que es descrito por Herrera y otros) con una goma india, una bola.

Había cantidades de lascas de chaya (obsidiana) esparcidas por la superficie del suelo, y encontré una punta de flecha astillada, un hacha de piedra y varios pedazos de hachas de piedra y de piedras de moler. Nada más allá de estas pocas declaraciones secas se puede sacar de mi cuaderno, y lo poco que se sabe se puede extraer de las fotografías y los planos. Un examen de las ruinas en las cimas de los cerros vecinos sin duda añadiría mucho a nuestro conocimiento, y todavía queda como campo de investigación toda la cordillera cubierta de bosques de la Sierra de las Minas, que aún no ha sido tocada por el arqueólogo, y es casi seguro que debe contener ruinas interesantes. La afirmación no es mera conjetura, sino que se basa en el hecho de que se sabe que existen ruinas similares en las colinas sobre San Gerónimo, y que creo que tomé el mismo estilo de construcción en las ruinas de Chacujál (Chihuha) en el lado sur del valle del Polochic, que era un pueblo floreciente cuando Cortés lo visitó en el año de 1526;  es probable que el territorio entre estos sitios quedara deshabitado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.