fbpx

CHACUJAL: Hernán Cortés; A.P.Maudslay

CHACUJAL: Hernán Cortés Alfred Percival Maudslay

Lago de Izabal por la ruta del Mico Grabado de Portier LA COMMUNAUTÉ DE L ‘UNION ,FONDÉE PAR LA COMPAGNIE BELGE DE COLONISATION. 1844

 

Durante los años 1524-25 Cortés hizo su maravillosa marcha de México a Honduras, abriéndose paso a través de los pantanos del delta de Tabasco y cruzando la base de la península de Yucatán. No fue hasta que llegó a la desembocadura del Río Dulce en la costa atlántica de Guatemala que se puso en contacto con los españoles a quienes había venido a buscar. Los primeros paisanos con los que se reunió fueron cuarenta hombres y veinte mujeres pertenecientes al partido bajo el mando de Gil González de Ávila. Estas desafortunadas personas estaban incluso en una condición más lamentable que sus propios partidarios medio hambrientos. Inmediatamente hubo que enviar expediciones a los alrededores en busca de alimentos. pero resultaron singularmente infructuosos hasta que el propio Cortés se hizo cargo del asunto. En un “bergantín” y barcos pertenecientes a Gonzales’ Partió con sus hombres con un grupo de cuarenta españoles y cincuenta indios, ascendió el río Dulce y desembarcó en el lado sur del gran lago, probablemente en algún lugar al este del sitio de Yzabal. Dejando sus botes a cargo de una guardia, Cortés y sus seguidores avanzaron durante los días siguientes a través de las estribaciones de la Sierra de las Minas y cruzaron los innumerables arroyos que surcan las laderas de las montañas. encontrando, como él dice, el camino tan escabroso y empinado que tuvieron que hacer uso de manos y pies para escalar. Algunos pueblos se encontraron en el camino, pero cuando los españoles se acercaron, los nativos huyeron al bosque, y los españoles no encontraron provisiones de alimentos, apenas obtuvieron lo suficiente para satisfacer sus necesidades inmediatas, probablemente en algún lugar al este del sitio de Yzabal.

En su Quinta Carta de Relación (1526) Cortés escribe: “Habiendo preguntado a algunos de los indios presos si conocían algún otro pueblo de la vecindad donde se pudiera obtener maíz seco, me respondieron que conocían un sitio llamado Chacujal (Chihuha) muy popular y antiguo, donde se podía encontrar en abundancia toda clase de provisiones”.

Grabado de Panzos Dessin de Lancelot Le Magasin Pittoresque 1867

 

Los españoles llegaron a las cercanías de este pueblo al ponerse el sol, y Cortés hizo arreglos para tomarlo por sorpresa a la mañana siguiente. Para citar sus propias palabras: Me había acostado en una paja, para descansar, cuando uno de los exploradores vino a mí, y dijo que por el camino que comunicaba con el pueblo vio un cuerpo de hombres armados que venía sobre nosotros; pero que marcharon sin ningún orden ni precaución. hablándose unos a otros, y como si ignoraran que estábamos en su paso. Inmediatamente llamé a mis hombres y los hice armarse tan rápido y silenciosamente como pudieron; pero como la distancia entre el pueblo y el lugar donde habíamos acampado era tan corta, antes de que estuviéramos listos para encontrarlos, los indios descubrieron a los exploradores, y echando sobre ellos una andanada de sus flechas comenzaron a retirarse hacia su pueblo peleando todo el tiempo con los de mis hombres que iban en cabeza. Así entramos en el pueblo mezclados con ellos; pero siendo la noche oscura, los indios de repente desaparecieron en las calles, y no pudimos encontrar enemigos. Temiendo alguna emboscada, y sospechando que la gente del pueblo ‘había sido de alguna manera informada de nuestra llegada, di orden a mis hombres para que se mantuvieran bien juntos, y marchando por el lugar, llegamos a una gran plaza, donde tenían sus mezquitas y casas de culto; y como vimos las mezquitas y los edificios alrededor de ellas exactamente en la manera y forma de las de Culúa, quedamos más sobrecogidos y asombrados de lo que habíamos estado hasta ahora, ya que en ninguna parte desde que salimos de Acalan habíamos sido tales signos de política y poder. Pasamos esa noche de guardia, y a la mañana siguiente envié varios grupos de hombres a explorar el pueblo, que estaba bien diseñado, las casas bien construidas y cerca unas de otras. Encontramos en ellas mucho algodón, tejido o crudo, mucho lino de fabricación india y de la mejor clase, grandes cantidades de maíz seco, cacao, frijoles, ajíes y sal, muchas aves y faisanes en jaulas, perdices y perros de las especies que tienen para comer, y que son de muy buen gusto al paladar, y en fin, toda variedad de alimentos en tal abundancia, que si nuestro barco y nuestros botes estuvieran cerca, fácilmente podríamos cargarlos lo suficiente para que nos dure muchos días; pero desgraciadamente estábamos veinte leguas, sin ningún medio de llevar provisiones sino a espaldas de hombres, y estábamos todos en tal estado que, si no nos hubiésemos refrescado un poco en aquel lugar, y descansado algunos días, Dudo mucho que hubiésemos podido volver a nuestros barcos”.

Los indios, empero, no volvieron a su pueblo, y Cortés quedó en paz para construir balsas en que llevar el grano que había capturado, y después de una aventurada travesía por el río Polochic, se reunió con el bergantín en el Golfo Dulce y llevó los suministros tan necesarios para sus compañeros medio hambrientos.

En 1882, cuando acampé en Quiriguá, envié a uno de mis hombres al río Polochic arriba para investigar las ruinas de Chacujal (Chihuha), indicándole las localidades en las que era más probable que se encontraran las ruinas. A su regreso me dijo que no oía absolutamente nada de ningún lugar llamado Chacujal (Chihuha), pero que había una ruina conocida como Pueblo Viejo en el río Tinajas, en el lado sur del Polochic, a pocas millas de Panzos. Esta situación responde tan exactamente a los requisitos de la descripción dada por Cortés, que no cabe duda de que habíamos encontrado las ruinas del pueblo llamado por él Chacujal (Chihuha).

 En 1884: Yo mismo pude hacer una visita apresurada a las ruinas y encontré una serie de cimientos coronados por muros bajos y un montículo de templo con contrafuertes, algo similar a los del vecindario de Rabinal ya descritos.

No pude encontrar ningún rastro de piedras esculpidas o inscripciones. Como todo el sitio estaba cubierto por una densa jungla, no fue posible hacer ningún plano de las ruinas durante las pocas horas a mi disposición; sin embargo, vi lo suficiente para convencerme de que, aunque el plano del pueblo había sido cuidadosamente trazado, los edificios no eran de gran importancia y de ninguna manera comparables a los de Copán o Palenque.

Sin embargo, este es el pueblo que Cortés compara con Culúa en México, y considera que es de mayor importancia que cualquier otro pueblo que haya visto desde que salió de Acala, una afirmación que prueba en gran medida que Cortés y sus seguidores no se habían encontrado con ninguno de los grandes centros. del arte maya durante su maravillosa marcha.

 

Reconstrucción de plaza central de Chi Huha/Chacujal (Kisa Noguchi Sasaki, Smith 1955) Pulicado en el libro: Los Mayas nunca se fueron hoy hablan Q’eqchi’ de Ruud van Akkeren.

 

No tuve éxito en relacionar estas ruinas en el Río Tinajas con el nombre de Chacujal (Chihuha), hasta que uno de mis canoeros a quien estaba interrogando sobre el tema; después de repetir el nombre varias veces, exclamó “Chaki-jal, así llaman los indios de estas partes (los quekchis) al maíz maduro”; y el origen del nombre fue inmediatamente evidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.